TRATA

19/01/2020 Desactivado Por Pedro Agudo Novo

El delito de trata de seres humanos es un delito cuyo bien jurídico protegido lo constituye la dignidad de la persona, su libertad, su integridad física y moral, y libertad sexual.

La conducta típica del delito de trata de seres humanos consiste en captar, transportar, trasladar, acoger, recibir o alojar a una persona dirigido a su explotación laboral, sexual, sometimiento a esclavitud o práctica semejante, o a la extracción de sus órganos corporales, exigiéndose el empleo de la violencia, intimidación o engaño, o abusando de una situación de superioridad o de necesidad do de vulnerabilidad de la víctima. Se trata de un delito doloso cuyo sujeto pasivo puede serlo cualquiera, es decir, tanto extranjeros, cualquiera que sea su situación administrativa, como nacionales. Y el sujeto activo pueden serlo tanto los particulares como las personas jurídicas.

El párrafo 2 del art. 177 bis especifica que, aun cuando no se utilice ninguna clase de engaño, violencia o intimidación, el mero hecho de que la trata de seres humanos se refiera a menores determina por sí solo la existencia de dicho delito con tal que el transporte o la captación y demás conductas constitutivas de delito se orientare a la consecución de cualquiera de los fines.