PROCESO PENAL

06/01/2020 Desactivado Por Pedro Agudo Novo

Existen 3 tipos de sistemas en los que puede estar basado el proceso penal, que reciben los nombres de acusatorio, inquisitivo y mixto. Por este orden han ido apareciendo sucesivamente en el curso de la historia.

En el S. acusatorio el juez que ha de resolver la contienda no puede formular la acusación, sino que esta se ejerce por los particulares, a través de la acusación particular o la acusación popular.

En el S. inquisitivo el mismo órgano concentra las funciones de acusar, defender y resolver. El procedimiento era secreto, desarrollado fundamentalmente por escrito y carente de contradicción.

El sistema procesal actual reconoce el derecho a ser juzgado a través de un proceso público y contradictorio. Se mantiene no obstante la acusación pública propia del sistema inquisitivo a cargo de funcionarios especializados para evitar que la persecución de los delitos quede impune por dejarla solo en manos de la acusación privada. El proceso se divide en dos fases, dirigidas por dos jueces distintos: una de investigación, en la que se mantienen los caracteres de ser secreta, fundamentalmente escrita y no contradictoria; y otra de enjuiciamiento, en la que se aplican los principios de oralidad, publicidad, inmediación y contradicción.